HT-29 como modelo preclínico para cáncer colorrectal

AUTOR:

Maryland Franklin, PhD, vicepresidenta de Desarrollo Científico

FECHA:

Octubre de 2016

Para hombres y mujeres en conjunto, el cáncer colorrectal (CCR) es la segunda causa principal de muertes ligadas al cáncer en Estados Unidos. La American Cancer Society estima que más de 49.000 personas morirán de CCR en 2016. Afortunadamente, la tasa de mortalidad del CCR se redujo en hombres y mujeres a lo largo de las últimas décadas. Las medidas de detección temprana junto con las opciones de tratamiento mejoradas son al menos dos de los motivos probables de este descenso. Sin embargo, si bien actualmente hay más de un millón de sobrevivientes de CCR en Estados Unidos, veremos más de 95.000 casos nuevos que se diagnosticarán en 2016.

Las opciones de tratamiento para el CCR dependen en gran medida del estadio de la enfermedad, pero muchos pacientes reciben mezclas de quimioterapia y, en algunos casos, tratamientos combinados de radiación y quimioterapia. Existen varios modelos de xenoinjertos preclínicos que permiten que las compañías farmacéuticas y biotecnológicas investiguen nuevos enfoques de tratamiento para el CCR. En Covance, tenemos varios modelos de CCR (consulte la tabla 1) y HT-29 representa una de nuestras líneas más utilizadas. La figura 1 ilustra el crecimiento de la línea luego del implante subcutáneo en ratones nude. La mayoría de los estudios se preparan dos semanas después del implante y el tumor se duplica aproximadamente cada seis o siete días. Usamos este modelo para poner a prueba varias quimioterapias, tal como se muestra en las figuras 2 a 4.

archivo
Fig. 1: crecimiento subcutáneo de fragmentos de HT-29 implantados en ratones nu/nu
Fig. 1: crecimiento subcutáneo de fragmentos de HT-29 implantados en ratones nu/nu
Fig. 2: crecimiento subcutáneo de HT-29 luego del tratamiento con 5-fluorouracilo
Fig. 2: crecimiento subcutáneo de HT-29 luego del tratamiento con 5-fluorouracilo
Fig. 3: crecimiento subcutáneo de HT-29 luego del tratamiento con gemcitabina
Fig. 3: crecimiento subcutáneo de HT-29 luego del tratamiento con gemcitabina
Fig. 4: crecimiento subcutáneo de HT-29 luego del tratamiento con irinotecán
Fig. 4: crecimiento subcutáneo de HT-29 luego del tratamiento con irinotecán

En este modelo, también evaluamos la combinación de radiación y gemcitabina (figura 5) e ilustramos el beneficio adicional de la combinación en comparación con el tratamiento con uno solo de los dos agentes.

Fig. 5: crecimiento subcutáneo de HT-29 luego del tratamiento con radiación localizada y gemcitabina
Fig. 5: crecimiento subcutáneo de HT-29 luego del tratamiento con radiación localizada y gemcitabina

Comuníquese con Covance para conversar sobre el diseño de su próximo estudio preclínico de CCR.

Contáctenos

 

Nota: Los estudios se realizaron de conformidad con la normativa de bienestar animal vigente en un establecimiento con acreditación de AAALAC