La razón de la investigación con animales

Garantizamos la seguridad de posibles medicamentos nuevos antes de que se pongan a prueba en ensayos clínicos. 

Muchos avances en la medicina y seguridad para salvar vidas se han elaborado a partir de los descubrimientos científicos realizados a través de la investigación con animales. Entre los ejemplos se incluyen tratamientos para el SIDA, el cáncer, la diabetes, las enfermedades relacionadas con problemas cardíacos, las lesiones causadas por traumatismos y muchas otras enfermedades. Si bien se han logrado importantes avances en las últimas décadas, muchas enfermedades aún no se pueden prevenir o curar de manera efectiva (por ejemplo, el cáncer, la diabetes, la atrofia muscular espinal, el mal de Alzheimer y el ébola) y son objeto de hallazgo y desarrollo de extensas investigaciones biomédicas a nivel mundial.  

Los programas de elaboración por computadora y cultivos de células y órganos simulados sobre chips desempeñan un papel clave en la investigación biomédica. Sin embargo, en el estado actual del avance científico, no pueden imitar por completo la complejidad de todo el organismo humano y, por lo tanto, aún no pueden reemplazar las pruebas en animales.

La investigación en animales demuestra cómo reacciona un nuevo medicamento en un cuerpo vivo. Esto puede proporcionar una indicación de la seguridad y la eficacia de un medicamento antes de que se pruebe en humanos voluntarios y pacientes. De hecho, los gobiernos de todo el mundo exigen este tipo de estudios para ayudar a asegurar que los nuevos medicamentos sean seguros.

Los nuevos medicamentos se deben probar en animales antes de los ensayos clínicos en humanos para garantizar la seguridad de los pacientes y voluntarios.  

Regulaciones no clínicas de la FDA: https://www.accessdata.fda.gov/scripts/cdrh/cfdocs/cfcfr/CFRSearch.cfm?CFRPart=58

Regulaciones internacionales no clínicas de la OECD: http://www.oecd.org/officialdocuments/publicdisplaydocumentpdf/?cote=ENV-JM-MONO(2019)25 %20&doclanguage=en

archivo

Mito: la investigación con animales no es pertinente para las personas porque los animales son diferentes de las personas. 

Realidad: desde el punto de vista biológico, los seres humanos son muy parecidos a otros mamíferos y tienen los mismos órganos (corazón, pulmones, riñones, hígado y otros) que desempeñan funciones similares. Además, son genéticamente similares. Por ejemplo, los seres humanos y los ratones comparten aproximadamente el 85 % de los genes según un artículo de Business Insider que se publicó el 6 de abril de 2018.

Nos enfocamos exclusivamente en la investigación con animales que mejora la salud de los pacientes en todo el mundo ... e incluso la salud de las mascotas.

Muchas enfermedades, desde el cáncer a la epilepsia, afectan tanto a animales como a seres humanos. El descubrimiento de un tratamiento eficaz en una población puede ayudar aun más a la investigación en otras enfermedades. En realidad, nueve de cada 10 medicamentos desarrollados para los humanos son los mismo o muy similares a los que usan los veterinarios1.

archivo

La insulina, que sigue siendo un componente fundamental en el tratamiento de la diabetes, se descubrió en perros. (El 9,4 % de la población de EE. UU. [30,3 millones de personas] padece diabetes). Ese descubrimiento ha contribuido enormemente a la salud humana y también ha extendido la vida de muchos perros diabéticos2.

Los científicos han descubierto cómo criar ratones con alteraciones genéticas que imitan las enfermedades humanas. El resultado: los medicamentos y otras terapias se pueden evaluar en estos ratones para ayudar a predecir su efectividad en las personas3.

archivo