Cómo establecer el control sobre el proceso de producción y la calidad de sus productos biológicos

101679_Molécula-grande_1575263331Cuando un paciente lee la etiqueta en el frasco de su medicamento, confía en que es el medicamento correcto, es seguro, funciona para lo que se lo fabricó y viene en la dosis adecuada. Del mismo modo, las compañías farmacéuticas que producen estos medicamentos deben confiar en sus procesos internos de producción y pruebas de control de calidad para generar el medicamento responsable de la confianza de este paciente.

Para el desarrollo de medicamentos biológicos, el proceso de generar un producto de calidad es menos sencillo que el de los medicamentos de moléculas pequeñas, como por ejemplo de analgésicos como la aspirina. Elegir al socio adecuado, como Covance y su modelo de "laboratorio de pruebas GMP central", puede abrir el camino a la validación de su producto biológico y favorecer la calidad de su fabricación.

Como entidades complejas y únicas, los medicamentos biológicos requieren pruebas analíticas más importantes y difíciles que las moléculas pequeñas. Por ejemplo, uno de los atributos fundamentales de un medicamento biológico es su estructura, encontrado en distintas dimensiones: (i) la estructura principal o la manera en que los aminoácidos están conectados entre sí, (ii) la estructura tridimensional o la manera en que el elemento biológico existe en el espacio y (iii) la manera en que las moléculas biológicas interactúan entre sí en la solución. Evaluar adecuadamente la estructura en varias dimensiones es un elemento fundamental para definir la estrategia de control analítico global para cada medicamento biológico.

El proceso es el producto

La estructura multidimensional de un medicamento biológico no es el único elemento de complejidad. Producir un medicamento biológico requiere sistemas vivientes (que son complejos en sí) y procesos de purificación de varias etapas para poder generar el ingrediente farmacéutico activo (API, por sus siglas en inglés) y finamente el fármaco. A través de todo este proceso, la cantidad de pasos necesarios debe estar suficientemente caracterizado y validado para poder identificar y cuantificar los atributos de calidad fundamentales (CQA, por sus siglas en inglés) necesarios.

Los datos analíticos generados miden el resultado de este proceso y definen los CQA asociados que constituyen el distintivo único de cada medicamento biológico. Estos datos sirven como base para demostrar el control del proceso y, por extensión, el producto. Y no solo se trata de los datos de un lote en particular; los datos analíticos que establecen que se ha cumplido con los criterios de aceptación deben abarcar todo el proceso, desde las pruebas preclínicas hasta el lanzamiento, para poder caracterizar de manera suficiente el proceso así como también el producto.

El respaldo analítico incluye una caracterización estructural mediante el uso de métodos de química proteica generales y especializados, pruebas de comparabilidad, y estabilidad y liberación en GMP bajo la supervisión de la Unida de Garantía de Calidad. Las pruebas analíticas se hacen varias veces durante el ciclo vital de desarrollo, un período que abarca una cantidad de años. A medida que los ensayos mejoran y los procesos de producción evolucionan para poder ampliarse, estos procesos rigurosos deben repetirse para garantizar el mismo resultado predecible de producir un producto de alta calidad.

Reducción de la variabilidad

Incluso con un enfoque riguroso y sistemático para controlar la calidad de los procesos que se utilizan, la variabilidad de datos es inevitable. Demasiada variabilidad puede resultar en un evento fuera de especificación (OOS, por sus siglas en inglés) o fuera de tendencia (OOT, por sus siglas en inglés). Estos eventos de calidad a menudo son el resultado de transferencias en el proceso, por ejemplo cuando se transfieren las pruebas de un laboratorio a otro.

El uso de varios laboratorios de prueba también puede generar una falla en el control en general. Si bien cada laboratorio puede haber mostrado una precisión y exactitud aceptables de manera individual, lo más probable es que los datos combinados de todos los laboratorios durante todo el ciclo vital de la molécula exhiban una mayor variabilidad que podría hacer que no se cumplan los criterios de aceptación del producto. Esta falta de control, causada por la parcialidad analítica intrínseca que se genera por realizar las pruebas en varios laboratorios, hace que sea difícil (o imposible) vincular los materiales de pruebas preclínicas con la producción en sus etapas finales, un requisito para una presentación reglamentaria exitosa. La falta de control sobre los procesos y productos determinada por las pruebas analíticas puede tener efectos adversos en la comparabilidad de lotes y los registros reglamentarios.

Establecer el control analítico

Si bien la variabilidad no se puede eliminar del todo, se puede controlar y mantener en un estado aceptable y manejable. Los métodos analíticos deben ser lo suficientemente sólidos como para permitir que se vinculen los parámetros críticos del proceso con los CQA del API y el fármaco. Al reducir y controlar la variabilidad al comienzo del ciclo vital del producto, se puede establecer un control sobre los procesos (y por lo tanto sobre el producto) desde el principio del desarrollo y hasta el lanzamiento comercial.

La mejor manera de establecer un control sobre el proceso y el producto es utilizar un mismo laboratorio de prueba para generar los datos analíticos, eliminando de esta manera la parcialidad analítica inherente a los resultados obtenidos en pruebas realizadas en varios laboratorios. La pruebas analíticas centralizadas tienen el mayor potencial de generar un paquete de registro de alta calidad.